Condensación Beretta: su solución ideal


Una caldera de condensación Beretta ayuda a obtener un ahorro significativo

La eficiencia energética de una caldera es fundamental en la definición del gasto de un sistema de calefacción.

Una caldera tradicional, no puede condensar al no resistir la corrosión sus componentes internos. Para evitar la condensación de los productos de la combustión (pdc), aprovecha sólo parte del calor de la combustión, que se pierde por la chimenea. El vapor de agua generado durante el proceso de la combustión, se dispersa en la atmósfera y con ello el calor latente, que corresponde a un valor aproximado del 11% de la energía liberada durante la combustión.

Las calderas de condensación, en cambio, aprovechan al máximo el calor de la combustión, incluido el calor latente que se produce al enfriarse los PDC por debajo del punto de rocío (aprox. entre 56ºC y 58ºC en gas natural).

Al máximo de las prestaciones
Las calderas de condensación Beretta exprimen el máximo de las prestaciones (ahorro de combustible del 40% año) cuando se utilizan en instalaciones que funcionan a baja temperatura (50-30ºC)


Se consiguen ahorros considerables (cerca del 20%) incluso en el caso de sustituir viejos aparatos de los años 80-90 que trabajan con radiadores tradicionales si la temperatura de ida se mantiene por debajo de los 60ºC (el ahorro ha sido calculado sobre la base de los resultados experimentales obtenidos al confrontar el rendimiento de varios modelos de caldera Beretta, en distintas condiciones de uso, medidos sobre el banco de rendimiento certificado y el propio Laboratorio I+D)

70% menos de emisiones contaminantes respecto a una caldera tradicional

Beretta presta atención especial al tema de la ecología y del impacto sobre el ambiente.
Nace así la gran serie Green Beretta: caldera de condensación Clase 5 Nox